Té Verde

Aunque su origen es asiático, hoy en día se produce en casi todos los países tropicales y subtropicales del planeta.

El té verde está mucho menos procesado que el negro, pues las hojas solo se cuecen al vapor y luego se procede a su secado, todo ello se debe hacer cuidadosamente sin romper ninguna hoja para mantener intactos todos sus componentes, esto produce que sea mucho más suave y con un contenido muchísimo mayor de antioxidantes.

Tiene un altísimo contenido en sales minerales, vitaminas A, C, E y B-2, selenio, ácido fólico, calcio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, cinc, fósforo, potasio, aluminio y flúor. Contiene entre un 2 y un 4% de cafeína y teofilina, y un 3% de polifenoles (antioxidantes) que son los que le confieren ese gran efecto medicinal antioxidante.
Por todo esto podemos decir que algunas de las propiedades del té verde son:
- Es un buen aliado en la lucha contra el cáncer y las enfermedades degenerativas.
- Favorece la eliminación del colesterol LDL (malo) y ayuda a combatir los triglicéridos.
- Las enfermedades cardiovasculares se benefician por su efecto antitrombos.
- Es un buen aliado en prevenir la aparición de la hipertensión, las personas que ya la sufren es conveniente que consulten a su médico sobre el consumo de esta infusión.
- Ayuda a la eliminación de grasas, tiene un efecto suavemente diurético y regulador de la insulina por lo que es un gran aliado en la lucha contra la obesidad.
- Al regular los niveles de insulina puede ser útil en el tratamiento de la diabetes.
- Los polifenoles pueden ayudarnos en el bronceado de la piel.
- Sus antioxidantes son beneficiosos en reducir los efectos del envejecimiento.
- Algunas personas notan alivio en los ataques de migraña.
- Su suave efecto broncodilatador ayuda a aliviar los casos de asma, bronquitis y enfisema.
- Su efecto antioxidante refuerza el sistema inmunitario.
- Ayuda a prevenir la aparición de caries y es de gran ayuda en el tratamiento de la halitosis.
- Fortalece los huesos.

Aunque tiene menos cafeína que el té negro o el café, puede provocar insomnio o nerviosismo en las personas sensibles a la cafeína. No es conveniente que lo tomen los niños.

En Occidente para su infusión, el té verde se cuece durante 2 o 3 minutos a una temperatura entre 60 y 90ºC, En China sin embargo, las hojas de té se dejan en el agua y se cuecen varias veces. Al tener aproximadamente un tercio de la cafeína contenida en el té negro, tiene menos propiedades estimulantes, con menor efecto negativo para las personas con problemas de hipertensión arterial.

Pruebe a hacer 2 o 3 infusiones con el mismo té, y experimente los cambios que sufre la infusión, en muchos casos observará que prefiere la de la segunda o tercera infusión a la de la primera.

Product added to wishlist
Product added to compare.